Graf von Andechs

El linaje de von Andechs fue una de las dinastías más influyentes del Sacro Imperio Romano Germánico. Su dominio se extendió temporalmente desde la Alta Franconia hasta Italia. Nada menos que tres santos medievales proceden de este linaje

número de artículo
V-3076

34,90

además de 19 % IVA además de Los gastos de envío



Las señoras se convertirán en "Gräfin von Andechs" (Condesa de Andechs)

Historia familiar del linaje de Andechs

El primero de ellos fue el Conde Rasso, quien vivió en el siglo IX y ya en época medieval fue venerado como santo local con el nombre de Graf Rath o Grafrath (Conde Rath). Lo que se sabe de él es bastante incierto. Al parecer, fue margrave de la región situada entre los lagos Ammer y Starnberg en la época de Carlomagno y, entre otras cosas, fundó un monasterio. La localidad que alberga la iglesia con su tumba lleva su nombre: Grafrath.

El segundo santo de esta familia es Santa Eduviges de Silesia, que vivió de 1174 a 1243. Con doce años se casó con el Conde de Silesia (y posteriormente también de Polonia), Enrique I. Se dice que fue una persona especialmente austera y caritativa, y tras la muerte de su marido ingresó en un convento. Cuenta la leyenda que le gustaba caminar con los pies descalzos aun en invierno y, como su padre confesor le aconsejara llevar zapatos, ella los llevaba en la mano. Por eso aparece en las imágenes con zapatos o una iglesia en la mano.

Tanto o más famosa es la hija de su hermana Gertrudis y del rey húngaro Andrés II, Santa Isabel de Turingia (1207 - 1231), que es tenida por uno de los santos más importantes. Su vida es considerada un ejemplo extraordinario de piedad y austeridad ya que, tras haber renunciado voluntariamente a la acostumbrada suntuosidad de la corte, ella misma cuidaba a los enfermos y se ocupaba de los pobres en una medida poco común en aquella época. La leyenda más importante que gira en torno a su persona es la del "milagro de las rosas". Según esta historia, un día Elisabeth partió del castillo con una cesta llena de pan para repartirla entre los pobres en contra de la voluntad de su esposo. No obstante, su marido la atrapó, y cuando éste la forzó a descubrir la cesta, ésta estaba repleta únicamente de rosas. Numerosos hospitales llevan su nombre.

Dejando de lado estas importantes figuras legendarias, los Andechs fueron durante siglos un linaje de gran influencia política cuyo dominio se extendió por vastas regiones de la Alta Franconia hasta el interior de Italia y la costa oriental del Adriático. Sus fundadores proceden presumiblemente de la región en torno al lago Ammer. Allí se hallan los castillos de Andechs, y fue allí donde el Conde Rasso fundó una iglesia en el siglo IX. En un principio la familia se llamó "von Dießen", esto es, 'de Diessen', nombre de la villa que fuera su sede, pero tras la cesión del monasterio local y de esta villa al Papa en el siglo XII, la familia cambió su nombre definitivamente a "von Andechs" (de Andechs).

 

La primera mención documental de la localidad de Andechs se produjo en 1030 ("Andehse"). Más tarde se fundó el monasterio de Andechs, famoso aún hoy entre otras cosas por su cerveza. Otra rama de la familia se llamó "de Wolfratshausen", nombre de la localidad que albergaba su domicilio principal. No obstante, esta línea se extinguió ya en el siglo XII. En 1180, Federico I Barbarroja confirió al conde Bertoldo IV de Andechs el título de "Herzog von Meranien" (Duque de Merania). Otón VI, otro miembro de este linaje, fue Obispo de Brixen, y su hermano Bertoldo III, a quien se considera fundador de la ciudad de Innsbruck, fue Conde de los valles de Pusteria y del Eno. Mediante matrimonios estratégicos, los Andechs se aseguraron una influencia política que llegaba hasta Borgoña, Hungría e Italia. Además, controlaban importantes vías comerciales a través de los Alpes y eran considerados fieles vasallos de Barbarroja.

Debido a que Egberto, obispo de Bamberg, y Enrique, margrave de Istria, ambos miembros de la familia de Andechs, cayeron bajo sospecha de estar implicados en el asesinato de Felipe de Suabia, el último hijo de Barbarroja, ambos fueron condenados con el destierro, lo que conllevó la pérdida completa de todos los feudos y privilegios. Aunque esta sospecha no ha sido confirmada aún por ninguna fuente histórica, ello marcó el fin de la era de los Andechs, ya que éstos no consiguieron ser rehabilitados en círculos nobiliarios. El linaje se extinguió con la muerte del duque Otón VIII de Merania en el año 1248.

  • Un precioso certificado de nombramiento
  • Un escudo propio con pleno derecho de blasón
  • Un mapa histórico de Alemania
  • Una explicación detallada
  •  

Nach oben